Mi gato me ha contagiado

Nos dan cariño, nos dan diversión, nos dan compañía… pero a veces pueden darnos algo que no queremos: pueden transmitirnos sus enfermedades. Veamos algunas de ellas.

Toxoplasmosis
La toxoplasmosis es causada por un parásito, y aunque los gatos rara vez presentan síntomas de tenerlo, pueden transmitirlo a los humanos a través de su materia fecal.

En los humanos produce síntomas parecidos a los de una gripe y es un problema grave para las mujeres embarazadas, puesto que el feto puede resultar contagiado.

Rabia
Aunque generalmente la asociamos a los perros, los gatos también pueden ser portadores y susceptibles de transmitirla a los humanos. Su tratamiento es muy complicado, tanto en animales como en humanos, y con un alto índice de mortandad. Si se sospecha que un gato tiene rabia, lo indicado es aislarlo si es posible, alejarse de él lo máximo posible y dar aviso a las autoridades de control de animales.

Faringitis estreptocócica
Es otra enfermedad con la que los gatos no muestran síntomas, aunque estén infectados, pero sí es susceptible de transmitirse a los humanos, enfermando de faringitis estreptocócica.

Parásitos
Son varios los parásitos que los gatos pueden pasar a los humanos, principalmente a través de su materia fecal. Entre otros, pueden ser tenias, mitosis, capilarias y anquilostomas

Otras dolencias
La conjuntivitis, la fiebre Q, la giardiasis y otras infecciones bacterianas están entre las dolencias que los gatos les transmiten a los humanos.

Así pues, una correcta vigilancia de la salud de nuestra mascota no solo redunda en su beneficio, sino que también puede librarnos de muchos disgustos a sus amos. Como siempre, lo correcto es la prevención, con reconocimientos periódicos en nuestro veterinario de confianza, más aún cuando en muchos casos el parásito o la enfermedad se encuentran ahí, pero no presentan síntomas apreciables a simple vista. Su salud, la de su mascota y  la de su familia se lo agradecerán.